domingo, 13 de noviembre de 2016

Qué es la literatura fantástica y en qué se diferencia del terror y la ciencia ficción


He estado un poco desconectado últimamente, tanto del blog como de las redes sociales, pero es que he estado malo como un perro. Soy un poco niño burbuja, tengo varias alergias que siempre empeoran por mi asma y cuando estoy enfermo me cuesta concentrarme para escribir cualquier cosa.

Pero ya estoy mejor y con más fuerzas que antes, así que hoy vengo con un pequeño artículo en el que trato de explicar qué entendemos por literatura fantástica. Ya hablé de los distintos subgéneros en los que se puede clasificar la fantasía, pero esta vez me centraré en los elementos más generales que caracterizan a la literatura fantástica y que la diferencian de otros géneros.


Orígenes de la literatura fantástica


La literatura fantástica tiene su origen en la tradición oral que, desde tiempos antiguos, se transmitía de padres a hijos alrededor del fuego. De hecho, puede considerarse que el género fantástico es el más antiguo de la historia, ya que la leyenda más antigua de la que se tiene constancia es El Poema de Gilgamesh que, como podéis suponer, es una historia con elementos fantásticos y épicos que data del 2500 a.C. Por lo tanto, podemos decir que el primer héroe de fantasía fue el propio Gilgamesh.

Fuente de la imagen: http://www.nationalgeographic.com.es/

En un principio las historias de fantasía estaban muy relacionadas con la religión y también era común que incluyeran a personajes reales, normalmente reyes que trataban de justificar que su reinado tenía un origen divino, algo que también ocurrió en la Edad Media con el catolicismo.

Por lo tanto, el género ha tenido mucho tiempo para perfilar sus elementos característicos, con historias fantásticas en todas las épocas de la humanidad. La Ilíada y la Odisea en la Edad Antigua, las leyendas Artúricas y la historia de Beowulf en la Edad Media, la Divina Comedia en el Renacimiento Europeo y finalmente El Señor de los Anillos, Juego de Tronos y demás novelas fantásticas de los siglos XX y XXI, muy influenciadas por las épocas anteriores.

Definición de literatura fantástica


Podemos definir la literatura fantástica como un género literario en el que la historia cuenta con elementos irreales o imposibles (fantásticos) presentados como reales de forma reiterativa, de manera que el lector acaba por aceptarlos como tales. En muchos casos las historias suelen tener lugar en mundos imaginarios poblados por criaturas fantásticas y suele ser común la existencia de magia.

Según esta definición, se podría confundir el género fantástico con sus dos primos, la ciencia ficción y el terror. De hecho, es muy común que estos tres géneros se engloben como solo uno, por lo que creo que es apropiado que se establezcan las diferencia de cada uno de ellos con la fantasía.

Diferencias de la fantasía con la ciencia ficción



La principal diferencia entre fantasía y ciencia ficción es que en la primera el desarrollo científico y tecnológico no está presente como elemento clave del argumento. De hecho, en caso de que la tecnología aparezca en la trama, ésta suele aparecer combinada junto a la magia o actuando gracias a fuerzas mágicas.

Por su parte, una de las características principales de la ciencia ficción es que los elementos sobrenaturales suelen tener base científica y suelen haber una explicación muy detallada detrás. Por ejemplo, en Parque Jurásico se presentan una serie de elementos biológicos y científicos que explican por qué es posible crear dinosaurios. En la fantasía no suelen haber tantas explicaciones ya que, como he dicho anteriormente, los elementos fantásticos se aceptan como tales gracias a su reiteración y su inclusión natural dentro de la historia. Otra cosa distinta es el funcionamiento de las reglas sobrenaturales, que sí suelen aparecer en ambos géneros (En fantasía no se suele explicar por qué existe lo sobrenatural, pero sí las reglas que lo rigen).

Otra diferencia notable es que las historias de fantasía suelen desarrollarse en mundos basados en períodos históricos pasados, como la Edad Antigua o en la Edad Media. Por su parte, las historias de ciencia ficción suelen mirar hacia el futuro, tratando de imaginar cómo el desarrollo tecnológico puede afectar a la humanidad.

Diferencias de la fantasía con el terror



Por otra parte, la fantasía se diferencia del terror en que las historias fantásticas no están destinadas a asustar al lector como sí lo están las de terror.

Además, en las historias de terror los posibles elementos sobrenaturales no son presentados como reales y no se suele explicar su funcionamiento hasta el final de la historia, mientras que una de las características de la fantasía es la explicación del funcionamiento de las fuerzas sobrenaturales. Si la magia se rige por determinadas reglas, éstas deben quedar claras desde el principio, algo nada común en las historias de terror. En Drácula, por ejemplo, la situación de Lucy se presenta como una enfermedad, hasta que poco a poco se van conociendo las circunstancias reales de su estado.

Otra característica que suele diferenciar a los relatos de terror de los de fantasía es en el tratamiento de los personajes, que en la fantasía suelen ser héroes, mientras que en el terror es más común que ocupen el rol de víctima. Incluso si sus acciones van encaminadas a derrotar a un oponente
sobrenatural, el protagonista será tratado más como una víctima que como un héroe. Continuando con el ejemplo de Drácula, cuando Jonathan Harker trata de escapar del castillo del conde, no nos lo presentan como un héroe con las habilidades necesarias para superar las pruebas que se le presentan, sino como un personaje que podría morir en cualquier párrafo, creando cierta incertidumbre en el lector.


Y bueno, espero que con mi pequeña aportación os haya quedado algo más claro qué es la literatura fantástica exactamente y sus diferencias con otros géneros. ¿Estáis de acuerdo con mi definición? ¿Añadirías algunas diferencias más? Hacédmelo saber en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario