domingo, 19 de marzo de 2017

Reseña de Stardust de Neil Gaiman

Tenía pendiente desde hace tiempo leerme una de las joyas de la bibliografía de Nail Gaiman, autor inglés creador de mundos de fantasía y de obras de la talla de Sandman o El Libro del Cementerio, entre otras. La primera vez que oí hablar de esta novela fue con el estreno de la versión cinematográfica (lo sé, merezco una paliza).

10 años han pasado desde el estreno de la película y por fin he tenido la oportunidad de hacerme con el libro, en versión original además, y he de decir que me ha sorprendido mucho más de lo que esperaba. ¡Demasiado tiempo he tardado en leer esta joya!

La historia transcurre entre la Inglaterra victoriana y un mundo de fantasía en el que habitan brujas, elfos y otros seres asiduos en este tipo de historia. El protagonista de la historia es Tristran Thorne, un joven que ha vivido toda su vida en la aldea de Wall (Muro), llamada así por estar situada junto a un muro que separa el mundo mortal del de fantasía. A pesar de que Tristran se ha criado en el mundo mortal, al principio de la novela nos desvelan que se verdadero origen se encuentra en el mundo fantástico, siendo solo mitad mortal.

En su adolescencia Tristran se enamora de otra chica de la aldea, Victoria XXX, y para conseguir su amor le promete que hará cualquier cosa que ella le pida. En ese momento una estrella fugaz aparece en el cielo y Victoria le pide que le traiga esa estrella, pensando que el joven no la tomará en serio. Poco sabía ella de la determinación de Tristran, que sin pensárselo se embarca en una aventura para conseguir la estrella caída y el corazón de su amada.

A lo largo del libro nos presentan una serie de personajes interesados en conseguir la estrella caída, cada cual con motivaciones más oscuras que el anterior. Pero sin embargo quien nos robará el corazón será la propia estrella, que al caer en la tierra aparece con forma femenina. De nombre Yvaine, la joven intentará huir de todos aquellos que pretenden usarla en beneficio propio hasta que se cruza con Tristran, con el que tendrá que aprender a llevarse bien si quiere sobrevivir.



Una de las cosas que más me ha gustado del libro es el hecho de que, partiendo de varios personajes, Gaiman es capaz de entrelazar sus historias hasta que al final un único final sirve para cerrar todos los arcos. Eso sí, esas últimas líneas me llenaron de tristeza porque, aunque es un final feliz, tiene un giro melancólico que hicieron que se me saltaran las lágrimas.

En resumen, un libro de fantasía de los de antes, con héroes, villanos, magia que a veces es algo difícil de comprender y un viaje del héroe que no se hace largo en ningún momento y que no depende del protagonista en exclusiva para contar una buena historia.

¿Habéis leído Stardust? Contadme, ¿os ha gustado tanto como a mí?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada