domingo, 12 de marzo de 2017

Proserpina: Personajes de Las Cinco Maldades

Cada vez queda menos para el lanzamiento de Las Cinco Maldades y hoy os traigo a uno de aquellas que da nombre a la novela. Os presento a Proserpina, La Destructora de Almas.

Proserpina, uno de los personajes de Las Cinco Maldades

Edad:
42 años

Historia:
Proserpina fue la segunda mujer en entrar al servicio del Emperador Bakaris V y la primera en ostentar el título de Suma Arzobispa de la Iglesia de Urso. Mujer devota donde las haya, cree que el culto al dios oso es el único que merece existir en el Imperio, liderando la inquisición contra el resto de religiones del continente. Sus sacerdotes la temen y la veneran ya que, aunque es una mujer estricta y de firmes convicciones, reconocen que el favor del dios Urso está con ella.

Proserpina no tiene una muy buena relación con el resto de maldades del Emperador, ni con ninguno de los consejeros imperiales en realidad. Desconfiada por naturaleza, Proserpina pretende que el Emperador Bakaris V la escuche solo a ella, de la misma manera que Bakaris IV lo hacía. Pero el nuevo Emperador es muy diferente a su padre y tiene una ideas que desafiarán todo aquello que es sagrado para ella.

Descripción física:
Con 42 años, Proserpina es la mayor de todas las maldades del Emperador y su cuerpo, antaño atlético, comienza a notar el paso de los años. Posee un cabello largo y castaño que cae sobre sus hombros de forma salvaje y sus ojos son de color pardo.

A donde quiera que va, Proseprina lleva consigo una de las reliquias de Urso, una piel de oso pardo que se coloca siempre sobre los hombros.

Arma:
El arma de Proserpina es un bastón de madera tallada acabado en una cabeza de oso con dos rubíes en lugar de ojos. Aunque lo utiliza para apoyarse al caminar, hay quien dice que el bastón posee poderes mágicos y que los rubíes de la cabeza puedes lanzar rayos que hacen arder a sus víctimas. Unos poderes que Proserpina nunca ha confirmado.

¿A qué esperas para conocer todos los secretos y más personajes de Las Cinco Maldades?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada