viernes, 23 de diciembre de 2016

Reseña de El Gremio de los Magos


Hacía tiempo que había oído hablar de la saga de Las Crónicas del Mago Negro, de la autora australiana Trudi Canavan. No recordaba la última saga de fantasía que había empezado, así que cuando tuve la ocasión de comenzar a leer el primer libro de la saga, no lo dudé. Sin embargo, el resultado no ha sido tan agradable como imaginaba.

El Gremio de los Magos es una novela de fantasía medieval que transcurre en la ciudad de Imardin. Allí conoceremos a Sonea, una joven que de la noche a la mañana descubre que tiene poderes mágicos, algo poco común entre los que son de origen pobre como ella. Tradicionalmente solo aquellos de procedencia noble tenían acceso al gremio de magos que se encuentra en la ciudad. Sin embargo, debido al peligro que supone dejar a una maga novata suelta y al potencial que los hechiceros perciben en ella, éstos deciden buscarla para acogerla entre sus muros y enseñarle a contener sus poderes.

Desconocedora de las intenciones de los magos, Sonea acude a su amigo Cery, un raterillo de tres al cuarto, para que la ayude a esconderse de ellos. Y así transcurre la mitad del libro, con un juego del ratón y el gato del que uno se cansa muy pronto. Las tretas de Cery llegan a aburrir al poco tiempo y el poco avance que hay en el personaje de Sonea es sonrojante, sobre todo teniendo en cuenta que es la protagonista. Lo único que piensa es que los magos son malos y que solo Cery puede ayudarla, por fortuna en la segunda mitad del libro sí que cobra algo más de interés. No entiendo por qué la autora alargó innecesariamente una parte del libro que podía haberla contado en la mitad de páginas, o menos.

Cuando finalmente Sonea es capturada (como inevitablemente se veía venir), el ritmo del libro mejora notablemente, pero encontramos un nuevo escollo en la presentación del resto de personajes. Desde el comienzo nos presentan a un montón de magos con distintos títulos y con sus propias guerras internas, algo que confunde bastante ya que ninguno de ellos es lo suficientemente interesante como para que les prestemos atención o para diferenciarlo de los demás.

De los personajes no destaco a ninguno, ya que todos me parecieron, o bastante planos, o muy típicos. La historia no termina de arrancar, salvo en los últimos capítulos, cuando hay algo más de chicha, pero incluso ahí la narración cojea un poco, como si la autora pretendiera presentarnos un mundo con solo unas pinceladas. A pesar de no ser gran fan de El Nombre del Viento, la presentación de la Universidad que se hace en él es muchísimo mejor que lo que nos presentan en esta novela. Imagino que la autora profundizará más sobre ello en futuros libros, pero si no consigues enganchar con el primero, ¿para qué seguir escribiendo?

Yo me bajo aquí, El Gremio de los Magos ha sido una desilusión que pone colofón a un año en el que la mayoría de los libros que me he leído me habían gustado, pero qué se le va a hacer. A otra cosa mariposa.

Este será mi último post del año, ya que mañana empiezo las vacaciones. Os deseo a todos un Feliz Año Nuevo y unas Felices Fiestas. Espero volver en enero con energías renovadas para lo que será un año de muchas emociones.

Ya os contaré…


¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada